En el marco de la XXXVII Conferencia Energética Colombiana, ENERCOL 2020, Astrid Martínez, Investigadora Senior de Fedesarrollo indicó que existen importante desafíos sectoriales y que el país debe afrontarlos con mirs a garantizar la confiabilidad energética en los próximos años.

“La participación de la energía eléctrica en el sector transporte aún es tímida, por lo que a 2050,  debería ser entre el 8% y el 15%, igualmente, el gas natural debería tener mayor participación en la canasta energética, mientras que los combustibles líquidos debería ser menor para contribuir a la reducción de emisiones de CO2”, explicó Astrid Martínez.

De otra parte, la Investigadora Senior de Fedesarrollo manifestó que otros retos importantes de la transición energética del país están relacionados con implementar estrategias fuertes para la movilidad sostenible; seguir desarrollando el mercado e incorporación de las energías renovables; reducir el consumo de leña; lograr la universalización del servicio de energía eléctrica; identificar tecnologías y acciones adicionales para reducir, aún más, los niveles de emisiones de CO2 y asegurar el suministro de gas natural y de los refinados en condiciones de calidad, confiabilidad y oportunidad requeridos.

“Sin embargo, es importante analizar las consecuencias que esta transición energética tendrá en la pérdida de empleos y en los ingresos fiscales de las regiones como consecuencia del cambio de patrones de consumo energético a mediano y largo plazo”: concluyó Astrid Martínez.