Fuente: http://www.primerapagina.com.co

Durante la XXXV Conferencia Energética Colombiana ENERCOL 2018 organizada por la Asociación Colombiana de Ingenieros (ACIEM Cundinamarca), la subdirectora de Hidrocarburos de la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), Sandra Johanna Leyva, aseguró que, por temas de abastecimiento, para el 2029 se está evaluando la construcción del gasoducto Jobo – Medellín, con una bidireccionalidad Sebastopol – Medellín en este mismo año, para atender la demanda.

Además, por confiabilidad, se está evaluando la construcción de un gasoducto Medellín – Mariquita – Bogotá, aunque, según Sandra Johanna Leyva, se tienen que esperar los resultados en este último trimestre para saber si se puede proponer este trayecto. Desde la oferta se estudian unas interconexiones de la demanda de Yopal y Cúcuta al sistema nacional de transporte.

La subdirectora de Hidrocarburos de la UPME también manifestó que se está viendo la necesidad de un segundo punto de suministro de gas natural en La Guajira hacia 2026; y la construcción del gasoducto Noroccidente. Además, entre 2018 y 2026 se está considerando la atención del sector térmico de la Costa Caribe con la Planta de Regasificación de Cartagena, y se estudia la prolongación del contrato de la Sociedad Portuaria El Cayao (Spec) para la atención de toda la demanda.

Sandra Johanna Leyva también aseguró que se han recibido más de 820 comentarios a los documentos de selección del inversionista que se encargará de la construcción y operación de la Planta de Regasificación del Pacifico y el gasoducto Buenaventura – Yumbo, y se espera que en una o dos semanas poner a disposición de los interesados el documento que responde a las observaciones.

En octubre se tendrían los documentos de selección definitivos para después de seis meses presentar las propuestas y realizar la elección del inversionista entre mayo o junio de 2019, para que, tanto la planta y el gasoducto, estén disponibles a finales de 2023 o comienzos de 2024 debido a los tiempos de desarrollo de los proyectos.

De acuerdo con la subdirectora de Hidrocarburos de la UPME, la ruta crítica de este proyecto la define el gasoducto por el tema de consulta previa y el licenciamiento ambiental. Además, destacó que la regulación permite dar un incentivo para el proyecto pueda comenzar a operar antes del tiempo definido de modo que se pueda atender el sector térmico o llevar Gas Natural Licuado a municipios como Pasto o Ipiales en Nariño.

Así mismo, manifestó que el plan de expansión de suministro y transporte contempla la bidireccionalidad de los gasoductos Yumbo – Mariquita; Ballena – Barrancabermeja para llevar gas hacia la Costa Atlántica si se presenta alguna falla; y Barranquilla – La Guajira para subir gas nacional o importado desde la Planta de Regasificación de Cartagena.

Según Sandra Johanna Leyva, hay unas expectativas interesantes de descubrimiento de gas, pero con los análisis de planeación de la UPME no se ven antes de 2027, porque se requiere una infraestructura de gasoductos para llevar el gas hacia el interior del país.

PRÓXIMOS CURSOS
PRÓXIMO CONGRESO