Fecha: 13/May/2019

Fuente: http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/

El estudiante forma parte de la Fundación Aspirantes, iniciativa que nació en 2010 en Bogotá y que desarrolla procesos de formación para jóvenes entre 14 y 28 años, con herramientas de educación formal (razonamiento numérico y abstracto, ciencias naturales y sociales, entre otras) e informal como actividades deportivas, debates y visitas a museos. Gracias a esta iniciativa, Andrés tendrá la oportunidad de compartir dicha experiencia con más jóvenes emprendedores de Colombia, Chile, México y Perú, que al igual que él han promovido ideas para el desarrollo sostenible de sus países.

La Fundación Aspirantes se anidó en las bibliotecas y parques, espacios donde el estudiante y cinco jóvenes más integraron un grupo de estudio colaborativo con el fin de compartir el conocimiento y prepararse para el examen de admisión de la U.N., después de intentarlo y fallar en la primera oportunidad.

En los siguientes seis años, Andrés y su compañero de trabajo Felipe Calvo, magíster en Estadística de la U.N., lograron convocar, a través de redes sociales y del voz a voz, a cientos de jóvenes que aspiraban a un cupo en la Institución y en otras universidades públicas del país. Miles de horas de clases dictadas en aulas nómadas por más de 300 profesores voluntarios le han abierto la puerta a más de 400 aspirantes a la educación superior.

Además, estudiantes de últimos semestre y egresados hacen acompañamiento a los recién llegados. El propósito es orientarlos, compartir sus experiencias como estudiantes y profesionales, abrir sus horizontes a nuevas oportunidades académicas y laborales, pero, sobre todo, aconsejarlos y apoyarlos en sus inicios en la educación superior para prevenir la deserción. En 2016 este colectivo pasó a constituirse como una Fundación. Aunque siguen trabajando casi con “las uñas”, no desaprovechan las oportunidades que se presentan por el camino con empresas e instituciones educativas que prestan sus espacios, suministran material de estudio o los financian.

Este emprendimiento social en educación ha llegado a bachilleres de todos los estratos, de colegios tanto privados como públicos, ya no solo de Bogotá sino también de algunas regiones del país. Gracias a la tecnología, cientos de aspirantes de Leticia, Palmira, Manizales y otras ciudades han buscado unirse a este enorme grupo de estudio para acceder a la educación superior. “El propósito de esta actividad es que los jóvenes tengan bases sólidas en todas las áreas de estudio y obtengan altos resultados en las pruebas de Estado o en los exámenes de admisión a la educación superior, con el fin de aumentar el ingreso a las universidades”, comenta el estudiante Manrique, quien además de estar próximo a graduarse como psicólogo, adelanta su primer semestre de posgrado.

El joven de la U.N. también participó como Agente de Prosperidad en Santiago de Chile, donde estuvo un mes tomando programas de formación y desarrollo local con 28 jóvenes de diferentes países. Además en 2017 participó en la Cumbre Mundial de Premios Nobel de Paz y en el One Young World, celebrado en Bogotá. El Encuentro tratará los siguientes ámbitos relevantes para los jóvenes y los escenarios futuros del trabajo: educación técnica y formación dual; jóvenes y agroemprendimiento; competencias del siglo XXI; y convergencia laboral de generaciones.