Fecha: 27/Abr/2020

Fuente: https://www.larepublica.co/

En medio de la cuarentena, el sector educativo ha demostrado ser uno de los más avanzados en el uso de herramientas digitales para continuar con sus labores, no solo con la virtualización de las clases, sino también con la digitalización de los servicios administrativos y de bienestar.

Uno de los ejemplos en ese sentido es la Universidad del Rosario que, además de crear micrositios para replicar la experiencia presencial de cambiar salones y guías para estudiantes y profesores, trasladó servicios como la biblioteca, la atención en salud mental y el bienestar estudiantil al ámbito virtual, con especial atención a la población vulnerable.

“Volcar una universidad presencial al modelo de Docencia de Acceso Remoto (DAR) ha sido todo un reto, sin embargo estamos orgullosos de los resultados positivos y el compromiso de todos”, explicó Stephanie Lavaux, vicerrectora la universidad, quien hizo énfasis en la importancia de acompañar a los estudiantes más vulnerables. Así, agregó que “regalamos sims para que los estudiantes puedan usar como modems, y prestamos computadores a los que no tenían, pero lo más importante ha sido mantener el apoyo económico a los casi 1.000 alumnos que tenían alimentación gratis en el campus, para que estén en las mejores condiciones posibles”.

La Pontificia Universidad Javeriana creó dos portales con guías, tutoriales y videos, y habilitó nuevos canales de comunicación, incluso a través de WhatsApp, para apoyar a la comunidad universitaria en la implementación del modelo virtual.

“Desde la Vicerrectoría Académica se lidera un comité de trabajo para monitorear constantemente el proceso de continuidad académica garantizando la capacidad institucional requerida para la creación y el adecuado funcionamiento de las aulas virtuales (en Blackboard), la asignación de sesiones en Collaborate y la operación de equipos colaborativos creados por profesores y estudiantes en Teams”, anotó Luis David Prieto, vicerrector académico de la institución.

La Universidad Sergio Arboleda, que tenía implementado el concepto de cuarta revolución industrial en sus procesos, adoptó un modelo de dos componentes: clases sincrónicas a través de plataformas como Zoom o Teams y, por otro lado, una plataforma de Moodle para el componente asincrónico, en la que los estudiantes pueden presentar trabajos e interactuar en foros, entre otras herramientas. Además, la institución resaltó que la asistencia ha aumentado en el medio virtual, registrando un promedio de 98%.

La Universidad de La Sabana, en cambio, implementó la estrategia ‘Activa tu Plan V-Virtual’, con la que han capacitado a más de 1.550 profesores a través de microcursos y han desarrollado el formato de webinars de máximo 60 minutos, en los que expertos de todas las áreas de la institución han capacitado a los docentes para mejorar sus métodos y dinámicas pedagógicas en la nueva metodología, y ofrecen herramientas para encontrar un balance adecuado entre la vida laboral y familiar, entre otros consejos de bienestar.

Los Andes cambió sistema de calificaciones

El Consejo Superior de la Universidad de Los Andes decidió que, de manera excepcional, las notas asignadas para los cursos de este semestre serán de carácter cualitativo, es decir, aprobado y reprobado, en lugar del tradicional sistema de notas numéricas en la escala de 1 a 5. La decisión, argumentó el rector de la universidad, Alejandro Gaviria, se tomó ante la dificultad de evaluar equitativamente el progreso de los estudiantes y con el propósito de “tener un sistema de evaluación más justo (dadas las circunstancias actuales)”.

 

Contáctenos en: Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá D.C – Teléfono: (571) 312 73 93 – Email: portal@aciem.org