Fecha: 16/Sep/2021

Fuente: https://guiadelgas.com

“Nos preocupa la pérdida de competitividad del gas natural frente a otros energéticos, lo cual ha generado como consecuencia que la industria nacional también pierda competitividad; se subutilice la infraestructura de gasoductos y que se haya regresado al uso de combustibles líquidos más contaminantes e ineficientes”: así lo declaró Ismael E. Arenas, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros (ACIEM), en el acto de instalación de la XXXVIII Conferencia Energética Colombiana, ENERCOL 2021.

En opinión del presidente de ACIEM, sumado a lo anterior también preocupa al gremio el tema del aprovisionamiento de gas natural y el plan del Gobierno de instalar una Planta de Regasificación en la Costa Pacífica.

Para Arenas: “La expansión basada en la nueva Planta de Regasificación del Pacífico es ineficiente, costosa y riesgosa para el país. Es importante garantizar el aprovisionamiento del mercado, para lo cual se debe utilizar la opción de mínimo costo, por lo que es necesario identificar mayores reservas de gas natural, costa afuera y en tierra firme e incentivar su desarrollo, así como articular el acceso al mercado internacional”.

Para el directivo gremial, es urgente limitar o eliminar las posiciones dominantes y la integración vertical en el transporte, distribución y comercialización; evaluar la conveniencia de tener un solo mercado nacional integrado; concretar los pilotos de fracking y las oportunidades para el gas natural en el mediano y largo plazo.

PEN y plantas nucleares

En cuanto al Plan Energético Nacional (PEN) 2020-2050, ACIEM llamó la atención sobre la propuesta de construir al 20230 una planta nuclear para incorporarla al Sistema Interconectado Nacional (SIN).

“No son claras las razones por las cuales el PEN 2020-2050 propone construir una planta nuclear de 2.000 megavatios, con los altos costos que implicaría su construcción y los riesgos implícitos en este tipo de proyectos, tanto a nivel social como ambiental”: enfatizó Arenas.

En opinión de ACIEM, la incorporación de plantas nucleares no sería una opción viable y útil, más aún cuando Colombia tiene una matriz energética amplia y diversa.

Proyectos hidroeléctricos

En el caso del futuro de los proyectos hidroeléctricos, el presidente de ACIEM explicó que se debe tener en cuenta el importante potencial para generación hidráulica con que cuenta el país.

“No tendría sentido dejar de lado ese potencial; es innegable que los problemas de Hidroituango han incidido en la actual percepción negativa respecto a la construcción de nuevos proyectos de esta naturaleza. Se plantea que por razones ambientales no se deberían desarrollar en el futuro, lo cual, en opinión de ACIEM, sería un error y un desperdicio de recursos disponibles”, agregó el directivo.

Carbón

Respecto al carbón, ACIEM declaró en ENERCOL que siendo un recurso abundante en el país, confiable y económico, las autoridades deberían incluirlo en la matriz eléctrica, y no descartarlo en aras de una tendencia mundial, sin medir las consecuencias para la economía y la matriz energética del país.

“Existen países como Japón que han realizado un uso intensivo del carbón en sus sistemas de producción y desde ACIEM creemos que las lecciones aprendidas en ese país deberían ser útiles para Colombia, en la construcción de una visión propia acerca de la forma como este energético se podría aprovechar teniendo reservas para más de 200 años”: manifestó Arenas.

Y añadió: “Somos conscientes de que Colombia debe diseñar su propia estrategia en el tema del carbón, incluyendo el sector eléctrico, las exportaciones y la carboquímica, sin que ello implique restar importancia, a la creciente demanda de las energías renovables no convencionales”.

Transición Energética

En cuanto a la Ley 2099 de Transición Energética, ACIEM señaló que la misma compromete al Ministerio de Minas y Energía con un sinnúmero de tareas relacionadas con la declaratoria de proyectos de interés nacional y estratégico; el desarrollo de la energía geotérmica; los energéticos alternativos de origen orgánico y/o renovable; incentivos a la movilidad eléctrica; impulso a los vehículos de bajas y cero emisiones en el transporte terrestre; el desarrollo del hidrógeno; el sistema público de proyectos, y la implementación del fondo de energía FonEnergía.

Finalmente, en opinión de ACIEM, es necesario fortalecer la capacidad institucional del Ministerio de Minas y Energía para lograr cumplir con estos objetivos y que sus desarrollos sean acordes a la realidad del sector y del país, dado que Colombia llegará a la próxima Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP26, con el compromiso de reducir en un 51% las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de cara al 2030.

Contáctenos en: Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá D.C – Teléfono: (571) 312 73 93 – Email: portal@aciem.org