Fecha: 05/Oct/2020

Fuente:  http://www.semana.com/

El director de infraestructura y energía renovable del Departamento Nacional de Planeación, Jonathan Bernal González, anunció este martes que se prepara un Conpes para fijar las pautas que permitan reducir progresiva y organizadamente los combustibles fósiles y, de esta manera, migrar al uso masivo de energías limpias y renovables en el país.

El Conpes de Transición Energética prevé el uso extensivo de gas natural como combustible que permita reducir la emisión de gases contaminantes. También se tiene en la mira el uso del biogás y gas renovable. Bernal explicó que estos planes se complementarán con mejores tecnologías de información y digitalización de la actividad de explotación de hidrocarburos.

“En 2025, el 10% de la reposición de la flota de buses de sistemas masivos tendrá que ser eléctrica, mientras que en 2035 toda la renovación tendrá que usar también electricidad”, aseguró el directivo de Planeación Nacional.

Bernal también aseguró que se está trabajando con el Ministerio de Minas y Energía para una transición energética del carbón, una de las exportaciones que más contribuyen con divisas a equilibrar la balanza de pagos.

Esta política, que estaría lista en el primer trimestre de 2021, también incluiría la hoja de ruta para la puesta en marcha de medición inteligente de servicios públicos y un impulso a las energías renovables, como la solar y la eólica.

Los anuncios fueron hechos por el funcionario durante el desarrollo del Congreso de Enercol, evento virtual organizado por ACIEM, gremio de los Ingenieros en Colombia.

En ese mismo evento, el presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón, aseguró que estas transiciones energéticas deben hacerse de manera ordenada y citó como ejemplo el caso de California, donde en los últimos años se han incrementado las restricciones de algunas energías contaminantes y ahora se sufre por constantes apagones.

El directivo aprovechó el anuncio del DNP para explicar que la compañía tiene un plan en marcha para ampliar la producción de gas y que incluso se está explorando el uso de hidrógeno como combustible.

“Queremos ser más gaseosos. En los próximos años vamos a invertir entre 780 y 870 millones de dólares para el desarrollo de estas operaciones de gas”, dijo Bayón en el Congreso de Enercol.

La compañía energética recordó que ya tiene el control del yacimiento gasífero Chuchupa-Ballena y que llegó a un acuerdo en febrero de este año con la multinacional Shell para el desarrollo de un pozo ultraprofundo en el Caribe colombiano.

Eso sin contar el desarrollo que se tendrá en el pozo Orca, así como en los pozos del Casanare, donde también hay reservas de gas.

Ecopetrol también ha incursionado con relativo éxito en la energía solar. La compañía tiene con el Parque Solar de Castilla 21 megavatios y antes de finalizar el presente año tendría disponibles otros 59 megavatios.

La meta de la petrolera, o mejor compañía energética, es tener 300 megavatios a 2022. Adicionalmente, la estatal negocia con la ANH la devolución de algunos bloques asignados con el propósito que otras firmas petroleras puedan realizar inversiones en esas zonas.

Pero todo eso no quiere decir que la explotación de petróleo vaya a desaparecer de la noche a la mañana. El petróleo seguirá siendo una fuente importante de recursos públicos y de generación de energía en la próxima década.

Sin embargo, es difícil precisar en la actualidad cómo será ese relevo energético entre combustibles como el carbón y el petróleo en favor de la energía solar y eólica, para citar solo dos ejemplos.

Frente al protagonismo que logrará el gas en los próximos años en la matriz energética, la investigadora asociada de Fedesarrollo, Astrid Martínez, aseguró en el mismo evento de Enercol que se ratificó un incremento en el uso de gas natural como fuente de energía.

Martínez aseguró que la demanda local de gasolina se incrementará de manera sustancial en los próximos años debido a las enormes necesidades de actividades económicas como el transporte. La investigadora también llamó la atención por las enormes reservas de carbón colombianas en un entorno mundial donde la demanda de este producto está en declive.

Además, indicó que es necesario agilizar la construcción de plantas regasificadoras para compensar mayores demandas del insumo en el corto y mediano plazo.

De hecho, durante la actual pandemia, fueron las renovables las que se ‘robaron el show’. Un análisis del profesor de la Universidad de Columbia, Mauricio Cárdenas, indica que fue la única fuente de energía que creció durante la cuarentena. La razón es que resulta más barato encender una planta solar o eólica que un pozo petrolero o una mina de carbón.

En los últimos 10 años el precio de los insumos para paneles solares cayó dramáticamente, mientras que los precios del petróleo están a la baja y con una oferta muy por encima de las necesidades del mercado. En solo abril pasado se dejaron de consumir 27,5 millones de barriles de petróleo por día. Eso derivó en un impacto positivo en la cantidad de CO2 que se mandó al ambiente. La mala noticia es que con la reactivación ese terreno ganado seguro se perderá.

Contáctenos en: Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá D.C – Teléfono: (571) 312 73 93 – Email: portal@aciem.org