Fecha: 15/Ago/2019

Fuente: http://www.eltiempo.com/

En cuatro años, será posible viajar en tren de cercanías desde Facatativá hasta el centro de Bogotá en 48 minutos. Hoy, hacer ese mismo recorrido toma de dos a tres horas por cuenta de los trancones entre los municipios de Sabana Occidente y la capital del país. Esta posibilidad es, ahora, aún más cercana: este jueves se subirán al SECOP los pliegos de condiciones del proceso de licitación para la construcción y operación del Regiotram de Occidente, primer sistema regional de transporte férreo del centro del país.

El proyecto, que tendrá 39,6 kilómetros de extensión y 17 estaciones en cuatro municipios de Bogotá y tres localidades del occidente de Bogotá, comenzó a gestarse en 2016 en un diálogo entre el Ministerio de Transporte y la Gobernación de Cundinamarca. Si el cronograma continúa según lo previsto, el contrato de tres billones de pesos sería adjudicado en diciembre y los trenes comenzarían a rodar en 2024. El Tiempo habló con el Gobernador de Cundinamarca, Jorge Rey, sobre el anuncio que dará este jueves en compañía del presidente Iván Duque.

“Esta es la primera experiencia en Colombia de un tren intermunicipal que utiliza o rehabilita un corredor férreo preexistente. Es interesante porque el proyecto tiene muy poca adquisición predial, lo que lo hace rentable financieramente. Será un ejemplo para el resto de regiones en el país”, afirmó Rey, quien espera que la obra sea una solución a la congestión vehicular que, día a día, se presenta sobre la calle 13 para que los habitantes de Facatativá, Madrid, Mosquera y Funza entren y salgan de Bogotá. “Queremos retomar las vías férreas para que sobre ellas se mueva un tren ligero con velocidades de 80 kilómetros por hora en zona intermunicipal y de 28 en sector urbano. Pasamos de trancones de tres horas a un recorrido de 48 minutos”, explicó el mandatario departamental.

Respecto a los costos, Rey detalló que estos serían equivalentes a los gastos que hoy hacen los cundinamarqueses para transportarse: “Será inicialmente cercana a los 5.500 pesos para alguien de Faca, de 4.600 para alguien de Madrid, de 4.000 para Mosquera y de 3.4000 para Funza. En el caso de los bogotanos que quieran usar el sistema desde Fontibón hasta el centro, lo podrán hacer pagando lo mismo que costaría un viaje en TransMilenio”.

Sin embargo, reconoció que no habrá tarifa especial para hacer transbordos con el sistema TransMilenio. De acuerdo con Rey, el análisis de usuarios les indicó que de cada 10 pasajeros que vienen de Sabana Occidente, solo tres requieren hacer el cambio a otro sistema de transporte. Esta es una de las razones por las que no habrá ese tipo de integración que, en últimas, significa que para subirse a TM o al Sitp habrá que pagar pasaje aparte. Otra razón fue la posición del Distrito frente al proyecto.

“En su momento lo que nos solicitó Bogotá es que no tuviera que poner un peso ni para construcción ni para operación. Ahora, en caso de que algún próximo gobierno esté interesado en que el tren haga parte del sistema integrado de transporte lo podrá hacer. Bastará que firme el convenio con la Empresa Férrea y que garanticen los recursos que vayan al fondo de estabilidad”, confirmó Rey. Sobre este punto, Jairo Jarrín, profesor e investigador del Departamento de gestión de operaciones de la Universidad de La Sabana, y experto en movilidad y logística en la región, manifestó cierta preocupación.

“Eso es una debilidad del proyecto. La gente lo puede ver como un problema que desincentiva su uso. La clave sería tener un sistema integral y completo aunque, claro, es requiere voluntad política de todas las partes”. Por ahora, lo que se sabe es que sí habrá integración física y tecnológica con el Metro de Bogotá.

Los beneficios

Ahora, a ojos de expertos, la llegada de Regiotram sería un beneficio para Bogotá y la región. “Regiotram y Tren del Norte son proyectos interesantes porque podrían mejorar muchísimo la movilidad entre estos municipios vecinos y Bogota e, incluso, en los corredores internos desde Fontibón (para Regiotram) y las localidades de uSaquén y Barrios Unidos (para Tren del Norte) hasta el centro de la ciudad, afirmó Darío Hidalgo, experto en movilidad y director de la Fundación Despacio.

Bogotá Como Vamos, en su informe de Observaciones al Proyecto de Acuerdo del POT, también resaltó la importancia de este tipo de sistemas y de la necesidad de que el distrito se integre y se apoye en esta solución de movilidad. Respecto a si este proyecto descongestionaría la calle 13, no hay tanta certeza. Al menos en concepto de Jarrín. “No hay un estudio contundente que lo afirme. Pero podría pensarse que al sacar a la gente de la 13 a través del tren, mejore el tema de transporte de carga. Pero la calle 13 necesita una intervención aparte”, afirma.

Según Jarrín, por la 13 se mueve cerca del 23 % de la carga, pero de manera muy deficiente porque no hay condiciones de infraestructura y logística adecuadas ni armonizadas entre Bogotá y la región. Por ahora, lo cierto es que Regiotram se perfila como uno de los mayores proyectos del departamento en los próximos años. Se estima que al año, movilizará 44 millones de pasajeros.

Tren del Norte

Hoy también se protocolizarán los estudios de factibilidad para el Regiotram del Norte. Estos serán financiados por el Fondo de Prosperidad (Prosperity Fund) del Reino Unido y la Gobernación de Cundinamarca, apoyados por un convenio con Findeter. Rey espera que estén listos a finales de 2020 y aclaró que en manos del próximo gobierno departamental y distrital quedará el cierre financiero y el comienzo de la obra que uniría Bogotá con Zipaquirá a través del segundo tren de cercanías de la región.