Fecha: 16/Mar/2021

Fuente: https://www.semana.com

La alcaldesa Claudia López anunció en este lunes 15 de marzo- tal y como lo adelantó Dinero este fin de semana- que la segunda línea será subterránea, según indicó el informe de prefactibilidad. El método de construcción es clave para definir el costo y la viabilidad de la segunda línea. Un metro subterráneo requiere la contratación, fabricación y ensamblaje de una tuneladora o TBM (Tunnel Boring Machine), que generalmente se diseña para un único proyecto.

La tuneladora es la forma más eficiente para construir una obra de este tipo. Otra de las variables clave es el tipo de suelo de esta zona de la ciudad. Además, este método de construcción fue motivo de controversia entre el exalcalde Gustavo Petro -a favor de la línea subterránea- y el exacalde Enrique Peñalosa, que se mostró partidario del viaducto elevado debido al tema de costos.

Quito (Ecuador) está a punto de inaugurar su primera línea subterránea, mientras que Medellín está planeando una línea también de este tipo. Santiago de Chile fue una de las primeras ciudades en América Latina en tener línea subterránea (1975).

Así las cosas, la Empresa Metro de Bogotá trabaja en dos grandes frentes. El primero busca poner el pie en el acelerador para recuperar –junto con el consorcio constructor– los cuatro meses perdidos durante 2020 debido a la pandemia. La tarea es avanzar en la compra de predios y el traslado de redes, mientras que, de manera paralela, se adelantan los preparativos para iniciar -en julio próximo- el deprimido de la calle 72.

De igual manera, la entidad del Distrito está a punto de recibir el informe de prefactibilidad de la segunda línea, que terminará en Fontanar del Río.

En entrevista con Dinero, el gerente de la Empresa Metro, Leonidas Narváez, explica estos detalles.

Dinero: ¿Cómo va la obra de la línea 1?

Lonidas Narváez: Desde 2019 se adelanta el traslado de las redes de servicios públicos y la compra de predios. Estos dos frentes sufrieron retrasos de cuatro meses debido a la pandemia. Estamos trabajando para recuperarlos. Asimismo, en un mes tendremos definido el plan detallado de ejecución a 2027 que entrega el contratista. El metro estará listo en marzo de 2028. El concesionario está definiendo la ubicación del patio donde se harán los prefabricados (partes de concreto del viaducto). Allí trabajarán unas 500 o 600 personas, y tendrá un área de 14 o 15 hectáreas. Ellos (Metro Línea 1) se inclinan por una zona cerca del patio taller en Bosa.

Dinero: El deprimido de la calle 72 con Caracas queda muy cerca del corazón financiero de Bogotá y Colombia. ¿Cuándo empiezan estas obras?

L.N.: En julio próximo. La calle 72 va a pasar por debajo de la Caracas en los dos sentidos. Las obras causarán dificultades e incomodidad al usuario; por eso, tendrán que implementarse unos planes especiales de manejo de tráfico. Es necesario un programa de cultura ciudadana para que la gente tenga la información y cuente con opciones de movilidad.

Dinero: ¿Se tiene previsto trabajar en esa zona las 24 horas del día?

L.N.: Hay restricciones de carácter social por el nivel de ruido. En la parte occidental de la Caracas con 72 tenemos unidades residenciales, así que tendremos que respetar el descanso de los habitantes. Solo se trabajará 24 horas donde se pueda.

Dinero: Ha sido un año difícil para el empleo. ¿Cuánto generará el metro?

L.N.: Hoy hay cerca de 100 o 150 empleos. Prevemos que hacia finales de este año el consorcio puede llegar a los 3.200 puestos de trabajo directos, y a unos 12.000 indirectos. En el pico alto de construcción tendremos 9.000 empleos directos y unos 20.000 indirectos.

Dinero: ¿Ya se definió la tarifa?

L.N.: Será la misma de TransMilenio (hoy está en 2.500 pesos); los sistemas deben estar integrados. De las 16 estaciones, 10 tienen integración con TransMilenio.

Dinero: Había una inquietud previa del consorcio chino por el tema del concreto en Colombia. ¿Tenemos en el país materiales para una obra de esta magnitud?

L.N.: En Colombia tenemos experiencia en el montaje de equipos y materiales de calidad para las obras del metro. Los proyectos de la calle 72 y el patio taller estarán apoyados con plantas de concreto nacional. Hacia finales de este año, el consorcio empezará a montar cuatro plantas de concreto propias. Están en el proceso de identificar la materia prima en la zona para fabricar esos concretos.

Dinero: La alcaldesa Claudia López se comprometió con la segunda línea a Suba y Engativá, ¿en qué va todo?

L.N.: El proyecto fundamental es la primera línea desde Bosa hasta la calle 72 con Caracas. El otro gran reto es estructurar y dejar contratada la segunda línea en noviembre de 2023. Los estudios de prefactibilidad terminan entre el 31 de marzo y el 12 de abril, y continuaremos con la factibilidad sin perder un minuto para iniciar la licitación y contratación en octubre. Los datos de la prefactibilidad indican que se trata de una línea de 15,8 kilómetros, que sale de la calle 72 con Caracas, baja por toda esa calle hasta la avenida Ciudad de Cali y recorre esa avenida hasta la zona de la reserva de la ALO.

Llegaría hasta el borde occidental, cerca del río Bogotá, en el sitio denominado Fontanar del Río. Allí quedaría el patio taller, en un área de 20 hectáreas. Tendría entre 11 y 12 estaciones. Los estudios de prefactibilidad han privilegiado la línea subterránea, pero insisto: no es una decisión técnica aún, hay que avanzar más en los estudios. El costo sería de 9,5 billones de pesos, y tendría una capacidad hora sentido de 45.000 pasajeros. Los trenes serían de cinco vagones y por cada tren se movilizarían 1.500 pasajeros. La meta es dejar todo el proceso adjudicado en 2023.

Dinero: ¿Cómo va el aval del Gobierno nacional para financiar la segunda línea?

L.N.: Es una de las tareas por desarrollar en la etapa de factibilidad que viene.

Dinero: ¿El actual consorcio chino podría participar en esta segunda línea?

L.N.: En principio no le veo restricción. Deben demostrar capacidad técnica y financiera, y cumplir las condiciones de la licitación.

Dinero: Hay un plan 2020-2035 para dejar en estructuración una tercera línea por la avenida Boyacá y una extensión de la línea 1 hasta la calle 200. ¿Cómo va eso?

L.N.: Los proyectos con visión 2035, como la Boyacá, la extensión hasta la calle 200, los trenes regionales y otras líneas para TransMilenio, son iniciativas ambiciosas para ese año, que se están coordinando con el Gobierno nacional.

Dinero: ¿Cómo está la relación con el consorcio chino? ¿Hay algún tipo de diferencia contractual que pueda desembocar en un litigio, por ejemplo?

L.N.: La relación es tranquila, estable y cordial. No tengo información de problemas con el contrato, y menos, una expectativa de litigio.

Dinero: Entonces, ¿este matrimonio entre chinos y el Distrito sigue en luna de miel?

L.N.: Uno podría decir que estamos en luna de miel. No tenemos reclamaciones; no tiene por qué haberlas. Se han atendido las solicitudes de parte y parte, y confío en que esa relación se puede mantener.

Dinero: ¿Qué pasó con las investigaciones de órganos de control por supuestas irregularidades en la adjudicación del contrato?

L.N.: Nada. Incluso (esto) fue parte del proceso de empalme, y la información que se tiene es que fue una adjudicación tranquila, que no tiene investigación. Fue un proceso transparente y claro.

Predios y redes

1,5 billones de pesos se están invirtiendo en la compra de 1.439 predios y compensaciones sociales. Ya hay 722 predios con promesa de compraventa firmada. 628.000 millones de pesos costarán los traslados de redes de ETB, Enel, EAAB, Telefónica y Vanti. Ya se han invertido 358.000 millones.3.200 trabajadores tendrá el consorcio chino a finales de este año. En la actualidad, solo laboran unas 150 personas.

Contáctenos en: Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá D.C – Teléfono: (571) 312 73 93 – Email: portal@aciem.org