Fecha: 17/Abr/2020

Fuente: http://www.prensacelam.org/

Atender y entender todos los efectos de la expansión del coronavirus en el mundo; constituye uno de los mayores desafíos para el hombre contemporáneo y sus estructuras organizativas.

Obedeciendo a las prioridades de la realidad, como ciudadanos seguimos las normas de las autoridades pero no nos detenemos a reflexionar sobre las implicaciones sociales y culturales de la expansión del coronavirus en el mundo, así como las demandas que nos hace como seres humanos, miembros de una familia, parte de una sociedad y habitantes de un planeta en decadencia en diversos aspectos.

El Centro de Investigación Social Avanzada CISAV, presentó una serie de reflexiones que desde la bioética, llaman la atención sobre las formas en las cuales podemos aportar con nuestra actitud a una verdadera ética del cuidado. La tarea comienza por la familia, se extiende a las comunidades políticas y en consecuencia genera efectos de importancia en el planeta; necesitado de la promoción de una bioética global que atienda los graves riesgos que afronta.

Al respecto el organismo de investigación con sede en México, advierte en el documento titulado «Cuidar al otro: Consideraciones Bioéticas ante la pandemia del COVID-19″, que el aislamiento físico por motivos sanitarios debe estar acompañado de la más amplia corresponsabilidad con las familias y que no pueden considerarse únicamente como un objeto de atención para la realización de programas o la implementación de políticas públicas. Le puede interesar: Centralidad de la Niñez y World Vision proponen actividad para cuarentena

Igualmente asegura que cualquier comunidad política debe estar cimentada sobre la ética del autocuidado; esa es la base para la promoción del bien común. Corresponsabilidad en la que deben estar involucrados ciudadanos, autoridades sanitarias, empresas, organizaciones de la sociedad civil e iglesias. Todos trabajando por el mismo objetivo: controlar el ritmo del contagio; porque la verdadera corresponsabilidad no hace acepción de personas.

En esta línea señalan que no es válido efectuar análisis de costo-beneficio que estén restringidos al enfoque económico. «En el servicio a los más pobres, a los marginados y a los vulnerables se verifica si el compromiso de un gobierno a favor del bien común es verdadero o meramente retórico«.

La responsabilidad política

Los gobiernos están llamados a comprender que en este momento de pandemia es primordial aplicar el principio de la subsariedad, porque existen espacios en los cuales las comunidades no pueden operar cambios que buscan el bien común, sin el concurso de las autoridades.

Desde los gobiernos se hace necesaria la promoción de criterios humanos al momento de atender a los pacientes, por ejemplo, en temas específicos como la clasificación del nivel de urgencias, la prioridad en la atención y el acceso a dispositivos como los respiradores. Labor que se debe desarrollar a través de las instituciones de salud pública y privada. Una expresión del bien común para los ciudadanos que solo se logra cuando hay políticas claras.

Una cuestión planetaria

La expansión del COVID-19 por el mundo, nos ha hecho conscientes de que la ética del cuidado no solo centra en el individuo, porque a la final todo está interrrelacionado y no son suficientes los esfuerzos aislados para buscar el bien común.

A partir de los acontecimientos es preciso reflexionar sobre el concepto de cooperación internacional, el rol de los países con mayor desarrollo en tiempos de emergencia, así como el valor y misión de la actual Declaración Universal de los Derechos Humanos; finalmente sobre el papel de organismos internacionales como la ONU y otras tantas en temas como la paz, la salud, la preservación del medio ambiente y el desarrollo humano integral.

Pese a que el panorama sea incierto, no podemos dejar de valorar este momento histórico que nos está llevando a redescubrir las verdades elementales lo que nos llevará a repensar el presente y el futuro, no desde la individualidad sino como miembros de una sociedad global.

Lea completo el artículo del CISAV «Cuidar al otro: Consideraciones Bioéticas ante la pandemia del COVID-19″ aquí:

Contáctenos en: Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá D.C – Teléfono: (571) 312 73 93 – Email: portal@aciem.org