Fecha: 08/Jul/2022

Fuente: https://www.elnuevosiglo.com.co

En un mundo cambiante, con rutinas cada vez más aceleradas, se vuelve habitual escuchar sobre cuadros de depresión y ansiedad, así como de trastornos de sueño, alimentación o de otras patologías que, sin duda, afectan negativamente la salud y las vidas de las personas. De hecho, en Colombia en los últimos cinco años ha aumentado el número de pacientes atendidos por salud mental en un 34,6%.

Dormir bien mantiene un óptimo estado físico, emocional y mental; por esta razón, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que una persona debe dormir entre siete y ocho horas diarias.

Frente a este escenario, cuidar del bienestar se ha convertido en una prioridad. Entre muchos factores, la calidad del sueño es uno de los más importantes e influyentes en la salud mental en general, pues se estima que los seres humanos pasan una tercera parte de la vida durmiendo, y es por eso que el descanso es fundamental para el desarrollo y para el correcto funcionamiento del sistema nervioso central.

Theresa Schnorbach, experta en investigación del sueño de Emma, expone tres razones por las cuales el sueño de calidad es una necesidad para todos.

1- Dormir es esencial para la salud mental. El sueño es un proceso corporal esencial. Al igual que comer, beber y respirar, se debe dormir para que el cuerpo funcione y se mantenga vivo. Según los resultados de un estudio reciente realizado por Emma, The Sleep Company, en el que participaron 2.000 hombres y mujeres de 18 a 64 años de Alemania, el Reino Unido, Francia y los Países Bajos, el sueño se percibe como una actividad prioritaria que contribuye al bienestar.

Incluso, un estudio publicado en la revista académica Psychological Bulletin también ha mostrado que la falta de descanso continuo y profundo puede estar relacionada con la aparición de trastornos mentales como la ansiedad, el autismo o la depresión. Esto se sustenta en que cuando se duerme el cerebro trabaja intensamente para procesar la información del día, activar, reforzar el sistema inmunológico y producir las hormonas de crecimiento vitales para asegurar que el cuerpo esté descansado, recuperado y preparado para el día siguiente.

En otras palabras, lo explica la especialista Theresa Schnorbach: “Por la noche, reactivamos las experiencias emocionales, las integramos en las estructuras de memoria ya existentes y así las procesamos eficazmente. Esto es muy importante después de experiencias traumáticas para prevenir las secuelas, pero también para nuestras experiencias cotidianas y el estado de ánimo”.

2- Soñar contribuye a una mejor salud emocional. El sueño y la salud mental están más relacionados entre sí de lo que se cree. El insomnio es, por ejemplo, un síntoma común en muchas enfermedades. Según un estudio publicado en la revista Biological Psychology, el 50% de las personas que lo padecen sufre alguna enfermedad mental.

“Soñar es importante para procesar las emociones que se han tenido durante el día y contribuye a la consolidación de recuerdos con gran carga emocional, como un mecanismo que estimula el mundo real cuando dormimos. Es importante que tengamos la cantidad adecuada de buen sueño, para poder tener una buena experiencia alucinada que comienza cuando entramos en el sueño ligero hasta el sueño profundo que alcanzamos en la etapa fundamental del sueño REM (movimiento ocular rápido), cuando el cuerpo está paralizado pero el cerebro está muy activo”, añade Schnorbach.

3- El sueño permite no solo estar en un mejor nivel mental y físico, sino también social. No hay que subestimar la tarea de encontrar el equilibrio adecuado entre el sueño y la vida social. Incluso, investigadores de la Universidad de California, en Berkeley, (Estados Unidos) confirmaron en un estudio que las personas privadas de sueño se sienten más solitarias y menos dispuestas a relacionarse con los demás.

De esta manera, el sueño es un potenciador natural del estado de ánimo. Cuando se duerme lo suficiente cada noche, se despierta siendo la mejor versión de sí mismo, dándole a la mente y cuerpo el tiempo que necesita para recargarse y despertarse con una sensación de frescura.

Así las cosas, es evidente que la relación entre el dormir y la salud mental es directamente proporcional. “Es importante dedicar más tiempo a cuidar nuestro cuerpo y mente para mantener nuestra salud mental en buen estado. Cuando tomamos medidas para mejorar nuestro sueño, estamos haciendo un esfuerzo por cuidar nuestra salud mental. Es así como está en nuestro poder cuidarnos y saber qué es lo mejor para nosotros”, concluye la experta en investigación del sueño.

Contáctenos en: Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá D.C – Teléfono: (571) 312 73 93 – Email: portal@aciem.org