Fecha: 07/May/2021

Fuente: https://www.eltiempo.com

Una dosis diaria elevada de un suplemento de omega-3 puede ayudar a frenar los efectos del envejecimiento al suprimir los daños y aumentar la protección a nivel celular durante y después de un acontecimiento estresante.

En una nueva investigación de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos), publicada en la revista científica Molecular Psychiatry, los científicos descubrieron que los suplementos diarios de 2,5 gramos de ácidos grasos poliinsaturados omega-3, la dosis más alta probada, eran los mejores para resistir los efectos dañinos del estrés.

En comparación con el grupo de placebo, los participantes que tomaron suplementos de omega-3 produjeron menos cortisol, la hormona del estrés, y niveles más bajos de una proteína proinflamatoria durante un evento estresante en el laboratorio. Y mientras que los niveles de compuestos protectores disminuyeron en el grupo de placebo después del factor estresante, no se detectaron tales disminuciones en las personas que tomaban omega-3.

 Los suplementos contribuyeron a lo que los investigadores denominan “resiliencia al estrés”: reducción del daño durante el estrés y el estrés agudo, actividad antiinflamatoria sostenida y protección de los componentes celulares que se encogen como consecuencia del envejecimiento.

Los posibles efectos antienvejecimiento 
se consideraron especialmente llamativos porque se produjeron en personas sanas pero también sedentarias, con sobrepeso y de mediana edad, características todas ellas que podrían suponer un mayor riesgo de envejecimiento acelerado.

“Los resultados sugieren que la suplementación con omega-3 es un cambio relativamente sencillo que podría tener un efecto positivo a la hora de romper la cadena entre el estrés y los efectos negativos sobre la salud”, afirma Annelise Madison, autora principal del trabajo.

Este trabajo es un análisis secundario de uno de los estudios anteriores que mostraba que los suplementos de omega-3 alteraban una proporción de consumo de ácidos grasos de forma que ayudaban a preservar pequeños segmentos de ADN en los glóbulos blancos.

Esos cortos fragmentos de ADN se llaman telómeros, que funcionan como tapas protectoras al final de los cromosomas. La tendencia de los telómeros a acortarse en muchos tipos de células está asociada a las enfermedades relacionadas con la edad, especialmente las cardíacas, y a la mortalidad temprana.

En el estudio inicial, los investigadores observaron los cambios en la longitud de los telómeros en los glóbulos blancos conocidos como linfocitos. Para este estudio, los investigadores observaron cómo el estrés repentino afectaba a un grupo de marcadores biológicos que incluían la telomerasa, una enzima que reconstruye los telómeros, porque los niveles de la enzima reaccionarían más rápidamente al estrés que la longitud de los propios telómeros.

Compararon cómo influyen en esos marcadores dosis moderadas y altas de omega-3 y un placebo durante y después de un factor de estrés experimental. Los participantes en el estudio tomaron 2,5 gramos o 1,25 gramos de omega-3 cada día, o el placebo.
Después de cuatro meses de tomar los suplementos, los 138 participantes de entre 40 y 85 años realizaron una prueba en la que se combinaba una tarea de habla y otra de matemáticas que se sabe que produce de forma fiable una respuesta inflamatoria al estrés.

Solo la dosis más alta ayudó a suprimir el daño durante la prueba estresante en comparación con el grupo de placebo, reduciendo el cortisol y una proteína proinflamatoria en una media del 19 y el 33 %, respectivamente.

Los resultados de las muestras de sangre mostraron que ambas dosis de omega-3 impidieron cualquier cambio en los niveles de telomerasa o de una proteína que reduce la inflamación en las dos horas posteriores a que los participantes experimentaran el estrés agudo, lo que significa que cualquier reparación celular necesaria relacionada con el estrés –incluida la restauración de los telómeros– pudo llevarse a cabo. En el grupo del placebo, esos mecanismos de reparación perdieron terreno: la telomerasa se redujo una media del 24 % y la proteína antiinflamatoria disminuyó una media de al menos el 20 %.

“Se podría considerar que un aumento del cortisol y de la inflamación son factores potenciales que erosionarían la longitud de los telómeros. La suposición basada en trabajos anteriores es que la telomerasa puede ayudar a reconstruir la longitud de los telómeros, y uno quiere tener suficiente telomerasa presente para compensar cualquier daño relacionado con el estrés. El hecho de que nuestros resultados fueran dependientes de la dosis, y que estemos viendo más impacto con la dosis más alta de omega-3, sugeriría que esto apoya una relación causal”, detalla Madison.

Los investigadores también sugirieron que, al reducir la inflamación relacionada con el estrés, el omega-3 podría ayudar a interrumpir la conexión entre el estrés y los síntomas depresivos. Investigaciones anteriores han sugerido que las personas con una mayor reacción inflamatoria a un factor estresante en el laboratorio pueden desarrollar más síntomas depresivos con el tiempo.

Sugerencias para comprar un suplemento de omega-3

La nutricionista Natalia González recomienda tener en cuenta lo siguiente al momento de comprar un suplemento de omega-3.

 Que sea proveniente de EPA/DHA, que son 2 tipos de ácidos grasos omega-3, los cuales son poliinsaturados y esenciales.

 Revisar muy bien los ingredientes de los cuales proviene el suplemento, que sea verdaderamente un alimento fuente de este nutriente; de lo contrario, su nivel de pureza y calidad disminuirá.

 Revisar la dosis que aporta el suplemento y mirar si cumple con los requerimientos propios.

Contáctenos en: Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá D.C – Teléfono: (571) 312 73 93 – Email: portal@aciem.org