Fecha: 19/Feb/2019

Fuente: http://www.lafm.com.co/

Los altos niveles de contaminación, provenientes de carros, motos, camiones y la industria emiten altos niveles de contaminación por gases como el CO2, el nitrógeno y el dióxido de azufre. Las partículas contaminantes que permanecen en el ambiente no desaparecen debido a la inestabilidad meteorológica que impide que los vientos y las precipitaciones limpien de manera constante la atmósfera.  

Pero ¿cómo influye la lluvia en el aire?

Diferentes estudios han demostrado que las lluvias permiten reducir la densidad en el aire, llevando a disminuir las partículas contaminantes existentes en el ambiente. Con las lluvias se presenta una limpieza del aire, pues los vientos logran desplazarse con mayor facilidad. El viento se encarga de diluir las partículas y la lluvia cumple la función de dejarlas en el suelo. 

Diferentes países alrededor del mundo como Indonesia y Corea del Sur han adelantado proyectos para la creación de lluvia artificial, que sirva de herramienta para combatir los altos niveles de contaminación en el ambiente.   La lluvia artificial cumple la misma función de la lluvia natural. Científicos aseguran que es la herramienta más efectiva a corto plazo. 

“Los vientos fuertes generalmente se asocian con un sistema de baja presión y suelen ir acompañados de nubes y precipitaciones que pueden ayudar a limpiar el aire”, dijo Christoph Senff, químico atmosférico en la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA).

A propósito del tema, el Ideam indicó que durante el transcurso de esta semana, en Bogotá se presentará un clima húmedo con jornadas nubosas y lluvias en la tarde y noche. Se espera que las alteraciones climáticas en la lluvia ayuden a disminuir los niveles de polución por los que hoy pasa la ciudad. Sin embargo, aún se está en deuda con un proceso que lleve a diseñar estrategias que impidan el aumento de partículas tóxicas en el ambiente.