Fecha: 08/Oct/2021

Fuente: https://www.elespectador.com

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 17% de los adultos de la población global es físicamente inactivo y el 41% es sólo insuficientemente activo para obtener beneficios en salud. Según estimaciones de este organismo, la inactividad física causa 1,9 millones de muertes prematuras cada año globalmente.

Esta cifra es alarmante ya que deja claro que quienes no hagan actividad física pueden desarrollar enfermedades que se pueden prevenir. Por esta razón, uno de los llamados que hacen desde las organizaciones mundiales, entidades privadas y los Gobiernos es que las personas prevengan e implementen hábitos que cuiden la salud y mitiguen el sedentarismo, el cual se define medicamente como “la falta de actividad física regular; la misma corresponde a aquellas personas que no practican actividad por lo menos por 30 minutos y como mínimo tres días a la semana”, señala el médico Carlos Didier Fernández Newball.

Entonces es sencillo identificar si es una persona sedentaria si pasa más tiempo sentado o acostado revisando las redes sociales, viendo series o diferentes actividades que definitivamente no requieren de movimiento. Desde el punto de vista clínico señalan que una persona es sedentaria cuando su actividad física semanal no le eroga o consume al menos 2000 calorías.

El sedentarismo se puede catalogar en el paciente como leve, moderado o severo y por ello es considerada como una “conducta nociva” para la salud, ya que deriva en complicaciones serias especialmente a mediano y largo plazo, además está relacionada o ligado por ejemplo con la forma de comer, vivir o trabajar, especialmente en las grandes ciudades.

El gran interrogante es ¿cómo el sedentarismo puede afectar la vida de las personas?

Está dentro de las diez causas más importantes de discapacidad y morbimortalidad a nivel mundial y es generador de enfermedades como, por ejemplo: cardio cerebro vasculares, cardiopatías, diabetes de tipo 2 y diferentes tipos de cánceres, osteoporosis, hipertensión, hasta problemas neuro musculares.

Para quienes quieren dejar el sedentarismo según el doctor Carlos Didier Fernández “deben hacerse un chequeo médico para evaluar y conocer su condición física real y luego, el médico puede recomendar diferentes ejercicios de acuerdo con edad, peso, talla, condición física y enfermedades subyacentes, ya que iniciar actividad física sin recomendación o supervisión cuando se ha sido sedentario por mucho tiempo, puede traer más complicaciones que beneficios”.

Después de ese diagnóstico y al tener la hoja de ruta clara, de ahí en adelante se debe trabajar en aspectos motivacionales y psicológicos para que se convierta en un “habito” y el organismo mismo pida las actividades de acuerdo con recomendado por los expertos, buscar apoyo en la familia y amigos es clave para aumentar la motivación y así empezar ese camino hacia una mejor calidad de vida. Como señala el doctor todo es en su justa medida, sin llegar a los extremos.

La (OMS), el año pasado, dio nuevas directrices respecto a la actividad física en las que recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

Esos minutos son aliados de la vida y se pueden invertir en el ejercicio de preferencia de cada persona, hay más de 200 deportes y lo ideal es practicar el que más les agrade. Algunas ideas sencillas para empezar a moverse pueden ser caminar rápido, trotar, nadar o montar en bicicleta.

“No se puede olvidar hacer estiramiento antes y después de la actividad física y es clave elegir actividades que trabajen todas las diferentes partes del cuerpo: Piernas, caderas, espalda, pecho, estómago, hombros y brazos. Debe repetir ejercicios para cada grupo muscular de ocho a 12 veces por sesión”, indica Carlos Didier Fernández.

Y como todo en la vida requiere de un buen aliado, quienes buscan mejorar su calidad de vida deben incluir en la ecuación un ajuste en los hábitos alimenticios. Al final del día todo impacta en la salud, razón por la cual la invitación es para dejar el sedentarismo, moverse más y consumir alimentos que nutran el cuerpo. Estos serán algunos de los temas que se abordarán en el Facebook Live el 29 de septiembre a las 4 de la tarde en el que participará el doctor Fernández.

-Toda actividad física cuenta. La actividad física puede integrarse en el trabajo, las actividades deportivas y recreativas o los desplazamientos (a pie, en bicicleta o en algún otro medio rodado), así como en las tareas cotidianas y domésticas.

– En las directrices se alienta a las mujeres a mantener una actividad física regular durante el embarazo y después del parto. También se destacan los valiosos beneficios de la actividad física para la salud de las personas con discapacidad.  El fortalecimiento muscular beneficia a todas las personas. Las personas mayores (a partir de 65 años) deberían incorporar actividades físicas que den prioridad al equilibrio y la coordinación, así como al fortalecimiento muscular, para ayudar a evitar caídas y mejorar la salud.

Contáctenos en: Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá D.C – Teléfono: (571) 312 73 93 – Email: portal@aciem.org