Fuente: http://www.enter.co/

El pasado 6 de diciembre se llevó a cabo el foro ‘rEvolución de la Economía Digital’, organizado por TigoUne, con el apoyo de Cintel y la Universidad Sergio Arboleda. En el evento participaron expertos de la talla de Jeff Noel, que fue Director Administrativo de Disney Company por más de 30 años. Noel destacó el rol que deben tener los líderes para promover la disrupción en todas las áreas de la empresa: “¿Creen que las mejores ideas vienen de los gerentes? […] Las mejores ideas vienen de la primera línea de colaboradores. Los líderes están para potenciar esas ideas”, aseguró.

Ben Towers, el joven que con solo 20 años dinamizó el mercado del marketing digital en el Reino Unido, insistió en la importancia de innovar para mejorar la experiencia de cada consumidor: “Ese es el único camino que existe para mantenerse vigente en el mercado”.

Por su parte, Marcelo Cataldo, presidente de TigoUne, señaló de forma contundente que los cambios vienen de los cliente, pero las empresas tienen que adaptar sus ideas, tecnologías e innovaciones a las necesidades de cada consumidor. “Todo en tiempo real”, destacó. Las tres principales lecciones para las empresas que quedaron del foro rEvolución de la Economía Digital se resumen de la siguiente manera:

Primero la persona, después la tecnología

La Economía Digital no es una cuestión de servidores o software. Es una cuestión de hacerles más fácil la vida a las personas utilizando la tecnología. Por esto, antes de invertir tiempo y dinero en desarrollos, hay que entender lo que necesita el cliente y cómo se puede solucionar.

Los datos son valiosos… en tiempo real

Tecnologías maduras como el Big Data son relevantes siempre y cuando ayuden a tomar decisiones lo antes posible. Las inversiones no solo deben quedar en la recolección de información, también hay que destinar esfuerzos en el análisis, la personalización y la ejecución de esos datos.

Innovar no es cambiar el mundo

El concepto de innovar se está relacionando con ideas que cambien el negocio o creen una nueva disrupción. La innovación, en el día a día, es mejorar hasta en los más mínimos procesos para optimizar el servicio o producto que se le presta a cada cliente.