Fecha: 11/Jul/2019

Fuente: http://www.eltiempo.com/

Tras meses de espera y discusiones, el Parlamento francés aprobó definitivamente este jueves un proyecto que, con efecto retroactivo desde el pasado 1 de enero, pone en vigencia el llamado impuesto GAFA (por Google, Amazon, Facebook y Apple) para gravar las actividades digitales de los grandes grupos de internet que generen ingresos gracias a los internautas franceses.

La medida se ha convertido en un punto de tensión entre el gobierno francés y estadounidense. En la tarde del miércoles, el representante de Comercio Exterior estadounidense Robert Lighthizer dijo en un comunicado que a EE.UU. le preocupa mucho que ese impuesto «se dirija de manera injusta a las empresas estadounidenses». Sin embargo, el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, lamentó la postura del gobierno norteamericano y aseguró que su país es soberano y no tendrá en cuenta ningún tipo de amenazas para decidir su política fiscal.

«Creo sinceramente que podemos y debemos arreglar nuestras diferencias sin amenazas. Francia es un Estado soberano que decide sus propias disposiciones fiscales y continuará haciéndolo», indicó en el Senado francés. EE.UU., por su parte comenzó un proceso legal que tiene como objetivo determinar prácticas comerciales que considera injustas. La investigación abierta adelantada por el Gobierno de Donald Trump (Tipo Sección 301) es del mismo tipo de proceso que derivó en la guerra arancelaria entre Washington y Pekín.

El ministro Le Maire lamentó la medida y dijo que es la primera vez en la historia de la relación bilateral entre Francia y Estados Unidos que Washington abre un procedimiento de ese tipo contra de su país. Para el ministro, la legislación francesa sobre los gigantes de internet debería ser un incentivo para acelerar las negociaciones con EE.UU. sobre ese tema en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (ODCE), pues a su juicio la solución debe ser internacional. «Encontremos soluciones comunes, una solución a nivel de la OCDE, y pasemos por acuerdos en lugar de amenazas. Me parece una mejor política para tratar esta cuestión fundamental», defendió Le Maire ante los senadores.