Fuente: http://www.larepublica.co/

Conectar a las regiones para reducir la brecha digital. Ese fue uno de los retos que recibió la ministra TIC, Sylvia Constaín, el 7 de agosto. Y, aunque el Proyecto de Modernización del Sector TIC ya se tramita en el Congreso, el debate sobre cuál es el momento oportuno para hacer la subasta del espectro, sigue en el tintero.

“El Estado está en mora de dar los permisos para el uso de esta banda (700 HMz), aspecto que se ha visto reflejado en que en los últimos tres años la inversión en el país en telecomunicaciones cayó 33%. Es importante agilizar este proceso bajo condiciones claras jurídicas que nos permitan llevar la tecnología a todo el territorio y por eso tramitamos el Proyecto de Modernización”, explicó Constaín.

El proceso se ha dilatado por varias razones. Primero fue la primera vuelta presidencial, después la espera por la posesión del nuevo Gobierno y, por último, la petición de Asomovil de aplazar la subasta por considerar que las condiciones del mercado no eran óptimas y las reglas de juego no eran claras.

Pese a que actores como la Cámara Colombiana de Informática y Tecnología (Ccit), presidida por Alberto Samuel Yohai, han insistido en que la subasta se adelante aunque el Proyecto de Modernización no haya sido aprobado, el escenario ideal para el Gobierno es que el proceso solo inicie hasta haber logrado ese aval. ¿Por qué? Parte de la discusión se ha centrado en que, si bien Constaín reconoce que hacer la subasta no es opcional y que las condiciones son estables, los periodos de adjudicación restan competitividad.

“El tiempo con el cual concedemos los permisos (10 años), es uno de los más bajos de la región. Esto genera que las inversiones se vayan a otros países donde hay condiciones más atractivas. Por esta razón, en el Proyecto hemos planteado el aumento del plazo máximo de los permisos hasta 20 años”, dijo Constaín. Sobre ese punto, el presidente de América Móvil (matriz de Claro Colombia), Juan Carlos Archila, recalcó que el país va a completar seis años sin adjudicar espectro y que solo está asignado 30% de lo recomendado por la Unión Internacional de Comunicaciones (UIT).

“El objetivo es conectar a todos los colombianos y garantizar que el espectro, como bien público, no solo sea utilizado con fines recaudatorios. Este avance debe ir acompañado del establecimiento de reglas de juego claras que promuevan la inversión en infraestructura por parte de los competidores, pues los beneficiados serán los usuarios”, precisó Archila.

Constaín agregó que se están haciendo los análisis para iniciar la valorización de la banda (antes de abrir formalmente el proceso) e indicó que espera que todos los operadores y nuevos inversionistas participen si se mejoran las condiciones. Archila, mientras tanto, dijo que Claro siempre estará interesado en los procesos que permitan seguir conectando al país.