Ética en cuarentena: ¡un asunto de todos!